domingo, julio 10, 2005

SEPTEMBER COLLECTIVE


SEPTEMBER COLLECTIVE
September Collective
Geographic, 2005

Pequeños detalles. A veces dicen más de un disco que largas reseñas, profundos artículo y exhaustivos interrogatorios. Por ejemplo, el lugar de la estantería donde lo colocas después de la primera escucha. Por ejemplo, el sello que publica el disco. El disco de September Collective descansa en estos momentos acompañados por David Sylvian, Fennesz, Khonnor y Colleen en la estantería que hay sobre mi cama. Y no es casual. El primer disco, homónimo, de September Collective se disfruta en horizontal, mirando al techo y disfrutando de la vida contemplativa. El manto de electrónica pop urdida por Barbara Morgestern, Stefan Schneider (To Rocco Rot) y Paul Wirkus es un bello ejercicio de estilo que asimila las ideas de Brian Eno o de Cluster. Geographic es el perfecto ejemplo de un sello que ha nacido y crecido a posta a la sombra de su hermano mayor, Domino, consciente de que dando pequeños pasitos se pueden lograr grandes cosas. El sello iniciado por Stephen Pastel se ha ganado el cielo gracias a una política de importaciones digna de elogio: Nagisa Ni Te, Maher, Shalal Hash Baz, Kama Aina, International Airport, Bill Wells y, ahora, September Collective. Delicioso y delicado.
Abel Cuevas